Tamar - Mujer de la Biblia



La nuera de Judá
SU NOMBRE SIGNIFICA
<Árbol de Dátiles> o <Palmeras>
SU CARÁCTER:
Urgida por la necesidad irresistible, ella sacrificó su reputación y por poco su propia vida para lograr sus metas.
SU DOLOR:
Que los hombres de su vida fallarán en cumplir con su responsabilidad, dejándola como una viuda sin hijos.
SU GOZO:
Que su procedimiento desafiante no resultó en su ruina sino en que sus esperanzas de dar a luz hijos se cumpliesen.
ESCRITURA CLAVE:
Génesis 38; Mateo 1:3
LA PROMESA QUE RECIBE
La historia de Génesis 38 no revela nada con respecto a que Tamar tuviera conocimiento de que la mano de Dios operaba sobre los acontecimientos de su vida. Es muy probable que ella no tuviera la mínima conciencia del poder de Dios que estaba operando. Sin embargo, él obraba para producir bien a través de la tragedia y bendición por medio de esas acciones mucho menos que honorables.
Allí reside la belleza de esta historia. El poder de Dios para producir cosas positivas de las situaciones negativas de nuestras vidas, aun de las pecaminosas, sigue operando hoy como lo hizo en el tiempo de Tamar. Puede ser que no lo veamos hoy o mañana (quizá nunca), pero podemos confiar en que el Dios al que amamos hará lo que le encanta hacer: bendecirnos aun a pesar de nosotros mismos.
PROMESAS EN LAS ESCRITURAS
Ustedes bien saben que ninguna de las buenas promesas del Señor su Dios ha dejado de cumplirse al pie de la letra. Todas se han hecho realidad, pues él no ha fallado a ninguna de ellas.
-JOSUÉ 23:14
Santos, oh Dios, son tus caminos; ¿qué dios hay tan excelso como nuestro Dios?
-SALMOS 77:13
Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.
-ROMANOS 8:28
REFLEXIÓN
Dios tuvo compasión de Tamar y le dio los hijos que la sostendrían, ya que su suegro no lo había hecho. Aunque sus métodos fueron incorrectos, su causa no lo era; y Dios la ayudó. También nosotras podemos contar con la ayuda de Dios cuando la busquemos rectamente. Pero, a diferencia de Tamar, no olvidemos obedecer también las leyes de Él.
Glorifique a Dios porque él puede usar a todas las personas y todas las cosas para lograr buenos resultados. Confiesele toda tendencia que tenga a juzgar a otros usando un doble código, como lo hizo Judá con Tamar y pídale que le quite cualquier estado de desesperación por el que esté pasando y lo reemplace por la esperanza, llevándola a recordar el versículo de Jeremías 29:11, que dice: ??  Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza.

Para ver su vídeo→



Publicar un comentario

Mi Instagram

Copyright © ✿MUJERES DE LA BIBLIA. Made with by OddThemes