Rahab - Mujer de la Biblia


SU NOMBRE SIGNIFICA
<Tormenta>, <Arrogancia>, <Amplia> o <Espaciosa>

SU CARÁCTER:
Rahab era inteligente y sabia. Vio que se avecinaba el juicio y se las ingenió para concebir un plan de fuga para ella y se echó su suerte con dicho pueblo, arriesgando su vida en un acto de fe.

SU DOLOR:
Ver a su propio pueblo destruido y a su ciudad demolida.

SU GOZO:
Que Dios le hubiera dado a ella, siendo una ramera, la oportunidad de conocerlo y pertenecer a su pueblo.

ESCRITURA CLAVE:
Josué 2:1-21; 6:17-25; Mateo 1:5; Hebreos 11:31; Santiago 2:25

 LA PROMESA QUE RECIBE
La historia de Rahab nos revela otra vez la disposición que tiene Dios a usar a los que son menos que perfectos, a los marginados, a los que consideraríamos inadecuados para cumplir con sus santos propósitos. A lo largo de las Escrituras, haciendo uso de lo que podría considerarse un sentido del humor divino, Dios escoge a un tartamudo para hablar de su parte (Moisés), a una mujer estéril para ser la madre de toda una nación (Sara), a un debilucho para que lo defendiera (Gedeón), a un hijo menor ignorado para ser inolvidable rey de su pueblo (David), a una desconocida jovencita para ser la madre de su hijo (María), y a un perseguidor de la iglesia para llevar el evangelio a las naciones (Pablo).
Dios no espera hasta que estemos inmaculadamente limpios o seamos totalmente maduros en la fe para poder usarnos. Más bien toma a gente común y dispuesta para llevar a cabo cosas extraordinarias, tanto en la vida de ellos mismos como la vida de los que los rodean. Como lo hizo con Rahab, él promete usarnos y perfeccionarnos a través de dicha experiencia.

PROMESAS EN LAS ESCRITURAS

Él da poder a los indefensos y fortaleza a los débiles.
30 Hasta los jóvenes se debilitan y se cansan, y los hombres jóvenes caen exhaustos.
31 En cambio, los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas; volarán alto, como con alas de águila.
Correrán y no se cansarán; caminarán y no desmayarán.
                                                                                                               -ISAÍAS 40:29-31

13 Los miembros del Concilio quedaron asombrados cuando vieron el valor de Pedro y de Juan, porque veían que eran hombres comunes sin ninguna preparación especial en las Escrituras. También los identificaron como hombres que habían estado con Jesús.
                                                                                                                 -HECHOS 4:13

10 Es por esto que me deleito en mis debilidades, y en los insultos, en privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo. Pues, cuando soy débil, entonces soy fuerte.
                                                                                                               -2 CORINTIOS 12:10
Nueva Traducción Viviente

RELEXIÓN
La fe no es sólo una cuestión de asentimiento mental o una potente experiencia espiritual. Nuestros actos muestran dónde está nuestro corazón. Y el corazón de Rahab estaba, sin duda, con Dios.
¿Demostramos nosotras nuestra fe tan claramente como lo fue ella? ¿Mostrarán  nuestros actos de lado de quién estamos en la batalla entre el cristianismo y la incredulidad? Al igual que Rahab, necesitamos ser valientes, dispuestas, y fieles en hacer la voluntad de Él. ¡Nunca sabemos cuándo Dios puede enviar a alguien a nuestra puerta! así que dele gracias a Dios por darles un papel clave a algunas mujeres dentro de su plan de salvación y porque nadie, incluyéndonos a nosotras, está más allá del alcance de la gracia. Confiesele cualquier indisposición a tener que asumir riesgos para seguir a Dios y pídale que aumente su temor reverente por él.


Para ver su Vídeo→

Publicar un comentario

Mi Instagram

Copyright © ✿MUJERES DE LA BIBLIA. Made with by OddThemes