La mujer Samaritana - Mujer de la Biblia



SU CARÁCTER:
Mirada con desdén por los judíos por ser samaritana y despreciada por sus muchas aventuras románticas, difícilmente alguien la hubiera elegido para hacer llegar el evangelio a una región en la que todavía no había sido oído.

SU DOLOR:

Haber vivido de un modo que la relegaba a la marginalidad social.

SU GOZO:

Que Jesús haya atravesado las barreras culturales, raciales y religiosas para poder revelarse a ella.

ESCRITURA CLAVE:
Juan 4:1–42



LA PROMESA QUE RECIBE


¿Tiene sed? ¿Hay un deseo dentro de usted que no parece poder satisfacer? ¿Tiene hambre de algo que llene un vacío que ni siquiera puede definir? Busca por todas partes, lo intenta todo, pero descubre que no hay nada en este mundo que pueda satisfacerla. Solo Jesús puede proporcionarle el agua viva que le llene hasta desbordar, que satisfaga sus anhelos, que calme su sed tan completamente que nunca vuelva a estar sedienta.


PROMESAS EN LAS ESCRITURAS PARA TI



14 Sácianos cada mañana con tu amor inagotable,

para que cantemos de alegría hasta el final de nuestra vida.

-SALMOS 90:14



Dios bendice a los que tienen hambre y sed de justicia,

porque serán saciados.

-MATEO 5:6



21 Dios los bendice a ustedes, que ahora tienen hambre, porque serán saciados.
Dios los bendice a ustedes, que ahora lloran,
    porque a su debido tiempo reirán.

-LUCAS 6:21

13 Jesús contestó:
—Cualquiera que beba de esta agua pronto volverá a tener sed, 14 pero todos los que beban del agua que yo doy no tendrán sed jamás. Esa agua se convierte en un manantial que brota con frescura dentro de ellos y les da vida eterna.
-JUAN 4:13


REFLEXIÓN

Cuando leemos esta historia, ¿Cómo nos vemos a nosotras misma? ¿Somos la mujer herida en el pozo, con un largo historial de pecado a nuestras espaldas?. Si es así, podemos tomar aliento en el perdón del Salvador, quien confronta nuestros pecados, nos llama, y nos perdona.


¿O somos quien testifica a los perdidos? Al igual que Jesús, hemos oído muchas objeciones y necesitamos evitar desvíos poco importantes y llegar enseguida al verdadero mensaje. Pocas de las personas a las que hablamos aceptarán de buena gana nuestro testimonio. Como Jesús, necesitamos tratar con paciencia y amor los temas importantes y hacer girar los pensamientos de cada persona hacia la verdadera fe.

De cualquier modo, cuando los muros caigan, adoremos a Dios "en Espíritu y en verdad" (Juan 4:24).

Dele gracias a Jesús porque en su reino los últimos serán los 
primeros y por la forma en que ha descubierto la necesidad que usted tiene de él. Confiesele cualquier tendencia que tenga a actuar como si Dios no pudiera usar su estado de necesidad, sino solamente su fuerza y pídale a Dios que le dé la humildad de enfrentar la profunda necesidad que tiene de gracia.

Para ver su vídeo→

Publicar un comentario

Mi Instagram

Copyright © ✿MUJERES DE LA BIBLIA. Made with by OddThemes