La Viuda de las dos monedas


SU CARÁCTER:
Aunque extremadamente pobre, fue una de las mujeres más generosas de la Biblia. Justo después de advertir a sus discípulos que debían tener cuidado con los maestros de la ley que devoraban las casas de las viudas, Jesús alcanzó a ver a esta mujer en el templo.
Puede ser que él les llamara la atención sobre ella por tratarse de un caso pertinente.


SU DOLOR:
Estar sola sin tener un marido que proveyera para ella.


SU GOZO:
Rendirse enteramente a Dios, confiando que él actuaría a favor de ella.


ESCRITURAS CLAVE: Marcos 12:41–44; Lucas 21:1–4

LA PROMESA QUE RECIBE  

La promesa en cuanto a la provisión de Dios no resulta tan evidente en ningún otro lugar como en esta historia de la viuda que dio todo lo que tenía. Ella no podía confiar en nadie más que en Dios. Eso también es cierto con respecto a nosotros. Independientemente de la situación económica en la que estemos, sea que tengamos holgura financiera o que constantemente estemos tocando fondo, no contamos con ningún otro en el que confiar. Nuestra verdadera seguridad no radica en nuestras pertenencias ni en la cuenta del banco sino solamente en Dios. Y él ha prometido proveernos lo que necesitemos.  


PROMESAS EN LAS ESCRITURAS PARA TI

No temas ni te desalientes, porque el propio Señor irá delante de ti. Él estará contigo; no te fallará ni te abandonará».
-DEUTERONOMIO 31:8


10 Los que conocen tu nombre confían en ti,

porque tú, oh Señor, no abandonas a los que te buscan.

-SALMOS 9:10


Algunas naciones se jactan de sus caballos y sus carros de guerra,

pero nosotros nos jactamos en el nombre del Señor nuestro Dios.

-SALMOS 20:7

25 »Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse. ¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? 26 Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos?
-MATEO 6: 25-26


REFLEXIÓN

Esta humilde mujer nos da un hermoso ejemplo. Si nos miramos con sinceridad a nosotras mismas, probablemente tengamos que admitir que somos más como los hombres ricos que llevaban sus ofrendas que como la mujer que dio todo lo que tenía como sustento. Puede que planifiquemos nuestras ofrendas, integrándolas en nuestros presupuestos, pero ella dio todo su presupuesto. Ella dio el cien por ciento, mientras que muchos cristianos fieles en la actualidad se encogen al dar una pequeña parte de sus ingresos.

Dios no está demandando de nosotros que quedemos en la pobreza, sino que nos llama a entregar nuestro todo - espiritualmente y físicamente - al cuidado de Él. Quien es dueño del oro, plata y todo lo creado nunca nos fallará, si solamente confiamos en Él.

Dele gracias a Dios porque él no juzga por las apariencias exteriores sino que mira el corazón y por sus bendiciones en cuanto a dinero, tiempo, energía y recursos emocionales.
Confiesele cualquier tendencia que tenga a actuar como si su seguridad dependiera más de sí que de Dios.
Pídale a Dios que la convierta en una mujer generosa con la fe suficiente como para creer que incluso vale la pena dar pequeñas ofrendas cuando sea lo único que tenga.


Para ver su vídeo →


Publicar un comentario

Mi Instagram

Copyright © ✿MUJERES DE LA BIBLIA. Made with by OddThemes