Salomé, madre de Jacobo y Juan


SU NOMBRE SIGNIFICA
«Paz»

SU CARÁCTER:
Era una devota seguidora de Jesús cuyo marido estaba en el negocio de la pesca.


SU DOLOR:
Haber estado junto con las otras mujeres ante la cruz, siendo testigo de la muerte de Jesús de Nazaret.


SU GOZO:
Haber visto un ángel en la tumba de Cristo que proclamaba su resurrección.


ESCRITURAS CLAVE: Mateo 20:20–24; 27:56; Marcos 15:40–41; 16:1–2

HISTORIA
Al combinar Marcos 15:40 y Mateo 27:56, sabemos el nombre de la esposa de Zebedeo. Su esposo y sus hijos, Jacobo y Juan, dirigían lo que debió de haber sido un amplio negocio familiar de pesca, ya que Zebedeo había contratado a hombres que trabajaban para él (Marcos 1:20), y Simón también colaboraba con ellos (Lucas 5:10).
Salomé tenía una vida bastante cómoda. Y con dos buenos hijos, ¿Qué más necesitaba?
Cuando Jacobo y Juan de repente dejaron sus redes y siguieron a Jesús, debió de haber sido una sorpresa para Salomé y su esposo; pero probablemente no fuese un punto de disensión en la familia. Puede que ella estuviera orgullosa de que sus hijos estuvieran con el Maestro.
Obviamente, Salomé quería que sus maravillosos hijos "avanzasen" no sólo en la tierra, sino también en la eternidad. Por eso pidió lugares clave para ellos en el reino de Dios. Pero Jesús que es Dios no podía prometer eso. Ella debió de haber sido humillada por su negativa, pero eso no dañó su fe; ella es una de las mujeres que estuvo en la crucifixión y resurrección de Cristo. (Marcos 15:40; 16:1) 


LA PROMESA QUE RECIBE  

Aunque la típica mujer de los tiempos bíblicos cumplía un papel subordinado, las Escrituras exaltan su posición como madre. Dios reconoció desde el mismo principio el papel tan importante que una madre desempeña en la vida de sus hijos, y él ha prometido bendecirla. Esas mismas promesas se aplican hoy a usted.  


PROMESAS EN LAS ESCRITURAS PARA TI


15 Entonces Dios le dijo a Abraham: «Con respecto a Sarai, tu esposa, su nombre no será más Sarai. A partir de ahora, se llamará Sara.[c] 16 Y yo la bendeciré, ¡y te daré un hijo varón por medio de ella! Sí, la bendeciré en abundancia, y llegará a ser la madre de muchas naciones. Entre sus descendientes, habrá reyes de naciones».
-GENESIS 17:15-16

A la mujer sin hijos le da una familia

y la transforma en una madre feliz.
¡Alabado sea el Señor!
-SALMOS 113:9

28 Sus hijos se levantan y la bendicen.

Su marido la alaba:
29 «Hay muchas mujeres virtuosas y capaces en el mundo,

    ¡pero tú las superas a todas!».

-PROVERBIOS 31:28-29

15 «¡Jamás! ¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho?

 ¿Puede no sentir amor por el niño al que dio a luz?
Pero aun si eso fuera posible,

    yo no los olvidaría a ustedes.

-ISAIAS 49:15

REFLEXIÓN

Salomé tuvo una buena vida con algunos giros inesperados en el camino. Pudo haberse enojado cuando sus hijos dejaron el negocio familiar, pero, obviamente, los apoyó. Tampoco el enojo arruinó su fe cuando Jesús redirigió sus deseos alejándolos de la grandeza para sus hijos.
Al igual que Salomé, necesitamos acpetar los cambios que Dios hace en nuestras vidas y obedecer su voluntad. Entonces podemos encontrar gran gozo en la vida que Dios diseña para nosotras; su plan puede ser maravilloso, por encima de nuestras expectativas.
Dele gracias a Dios porque Jesús nos ha mostrado el verdadero sentido de la grandeza y por todas las formas, grandes y pequeñas, en que Dios le ha servido.
Confiesele cualquier orgullo o ambición mal enfocada que detecte y pídale que le de la gracia de poder hacer esta conexión:
el camino hacia abajo es el que conduce al camino hacia arriba. La mujer humilde es la que será considerada grande en el reino.


Para ver su vídeo →

1 comentario :

Mi Instagram

Copyright © ✿MUJERES DE LA BIBLIA. Made with by OddThemes